Testimonios

Historias reales:

Amazonas en la gran ciudad

…Mis miedos vivían en mi interior desde la infancia. Y no recuerdo cómo comenzó esto, pero toda mi vida yo tenía miedo … Miedo de conocer a un niño, miedo a sonreírle a la maestra, miedo de pedirle a mamá que me comprara un vestido… Los miedos infantiles se transformaron en pesadillas de adulto. Yo me preocupada terriblemente, cuando hablaba con las autoridades y personas de estatus más alto que el mío. Olvidaba todas las palabras cuando me comunicaba con los hombres. Constantemente me preocupaba por los hijos y prácticamente los ahogaba con mi protección. Tenía la sensación de vivir en una cárcel donde cada persona es un vigilante. ¡Es terrible! Esto no se lo deseo a nadie.

Habiendo visto el anuncio “Amazona en la gran ciudad. ¡Aprende a dirigir tu vida!” y yo, sin pensarlo, fui al seminario. Quedé impactada de la gran cantidad de diversas influencias que recibimos en esta vida y de lo sencillo que es protegerse de ellas, si se conocen técnicas energéticas especiales.

Gracias a las instructoras de la Escuela Femenina de Auto-perfeccionamiento! Mi vida dio una vuelta de 180 grados. Ahora soy una mujer fuerte y segura. Tengo mi propio negocio y 4 pretendientes activos. Mis hijos están orgullosos de una madre así y mi hija también estudia en la Escuela Femenina.

Los viejos conocidos no me reconocen y se admiran de mi transformación. Sigo sin poder creer en esta felicidad! Gracias! Gracias! Gracias!

Maisa, Madrid

…Después de la práctica “Poder femenino” mi mirada cambió, adquirió una especie de fuerza mágica. Esto me ayuda no sólo en los negocios, sino también en mis relaciones personales. Ahora mi esposo muy orgulloso les cuenta a sus amigos: “Basta con que Svetlana me mire de ESA forma, me derrito y soy capaz de hacer lo que sea por ella. Me gusta que ella me acompañe a las negociaciones ».

Svetlana, Moscú

…Cuando mi amiga me invitó al seminario “Amazona en la Gran ciudad” decidí que esto no era para mí, que mejora ella fuera sola. Pero al ver el resultado que tuvo, me quedé atónita! Sandra regresó tan bella y segura de sí misma que para la siguiente clase, sin pensarlo siquiera, fui con ella. Ya ha pasado medio año que he practicado en la Escuela Femenina de Auto-perfeccionamiento. Ahora soy una mujer fuerte y con brillo personal, segura de mi belleza. Y las personas que me rodean me lo confirman con sus cumplidos y los colegas del trabajo comenzaron a escuchar mis opiniones. Ahora sé lo que valgo y por fin logré pedirle a mi jefe un aumento de sueldo. Ahora me estoy cambiando a una nueva oficina, amplia y con mucha luz.

Bessy, EU

Escuela de Tantra Real

Mi esposa y yo estuvimos a punto de romper nuestra relación por la frialdad en nuestras relaciones íntimas. Para ser sincero, yo estaba buscando otra mujer. Pero de pronto comencé a notar cambios: el hogar se volvió más cálido, mi esposa comenzó a verse diferente – incluso en casa era una belleza –con un nuevo aroma en el cuerpo, todo el tiempo daban ganas de acercarme y abrazarla. Cosa de risa, incluso después del trabajo sentía mucho deseo de llegar a casa! Un día por la tarde mi esposa se acercó a mi toda brillante y me llevó a la alcoba… Fue alucinante! Chicos, cuando tu esposa es tu mejor amante, eso es el sueño más grande! Me enamoré de mi esposa como un adolescente!

Manolis, 34 años, Grecia

«Ya tengo 31 años y todavía sin casarme!» Esta idea todo el tiempo me daba vueltas en la cabeza. Y nunca nadie me lo ha propuesto siquiera. Como si los hombres no me notaran. Por el otro lado, había puros hombres débiles a mi alrededor. ¿Cómo elegir a aquel con quien quieres vivir toda tu vida? En el seminario “Tantra real” supe que la cualidad de tu energía influye sobre aquellas personas que te rodean. Tomé el ritual individual “Fusión con la energía de la divina Shakti” y físicamente sentí que algo cambió dentro de mí. Comencé a sentir y comportarme completamente diferente. Y lo más sorprendente es que esta energía pareciera que me sacó a un nuevo nivel de vida. Me comenzaron a rodear hombres ricos e influyentes. Era increíblemente agradable recibir sus atenciones. Al principio ni siquiera sabía que hacer con esto, pero gracias a los conocimientos y consultas del tutor comprendí todo muy bien.

Ana Paula, 32 años, Santiago de Chile

 

Antes de asistir a los cursos de desarrollo femenino  yo era una niña llena de miedo e inseguridad, porque no puedo decir que fuera una mujer, había aprendido  a jugar el rol de víctima, esperando que siempre alguien solucionara  mis problemas y si no lo hacían me enojaba.

Cuando fui por primera vez, primero que nada me impacto la maestra: su belleza, su seguridad, su sencillez, su sabiduría, por primera vez vi un modelo de mujer que realmente me llenaba y dije “Yo quiero ser una Diosa como ella”.

Al conocer las fracciones de mi esencia femenina me di cuenta que toda mi vida he tenido esas partes en abundancia; pero que por falta de conocimiento había bloqueado mi forma natural de ser, había menospreciado mis cualidades porque en este mundo occidental las cualidades femeninas están subvaloradas o al menos yo así lo entendí, y viví sin hacer uso de mi libertad, existiendo como esclava, como resignada a mi suerte;  sin siquiera intentar hacer algo para transformar mis circunstancias.

Ahora me siento feliz de ser mujer, he bajado 10 kilos  con mucha alegría,  la gente dice que me ve mucho más joven, amo mi cuerpo, disfruto realizar las danzas femeninas ya que siento que son parte de mi naturaleza, me gusta caminar de manera sensual y percibir las miradas de los hombres; la seguridad de ser yo misma es un tesoro invaluable, si nací mujer ¿Por qué no desplegar todo el poder de mi esencia?,  me siento sana,  me siento  radiante y con ganas de compartir  esta sabiduría ancestral a mis hermanas mujeres, y entonces… “Cuando todas vivamos como Diosas; la belleza habrá cambiado al mundo”.

Eva María, León – Guanajuato

En marzo pasado asistí al seminario Magia de Cleopatra en Cuernavaca, México. Me faltaría espacio para explicar todo el maravilloso conocimiento que adquirí y la mágica experiencia que viví.

Viajé especialmente de Estados Unidos a México para asistir a dicho seminario, así que mi estancia se limitó a cuatro días, no obstante del poco tiempo que tuve para aprender; cuando llegué a mi oficina al día siguiente de haber tenido una práctica individual, diferentes situaciones y eventos me hicieron darme cuenta de que al aplicar el conocimiento adquirido, los resultados son inmediatos.

Es como si fuera magia, y no lo creí hasta que por tan sólo una sonrisa o una mirada, mis compañeros (hombres) de oficina empezaron a ofrecerme ayuda e incluso a resolver diferentes cuestiones de trabajo para mi, sin necesidad de que yo lo pidiera. Cuando menos lo esperaba, mi trabajo estaba hecho, problemas con mis clientes resueltos, reportes ya generados, en fin, fue como si el mundo estuviera trabajando por y para mí.

Desde ese momento, los extraordinarios sucesos no han dejado de ocurrir, me siento más hermosa, más segura y mucho más clara de qué es lo que quiero en la vida, hacia donde hay que ir y por lo que tengo que trabajar para lograr mi desarrollo como mujer. Aún cuando el hecho de cambiar representa algo difícil de entender para los demás, me siento fuerte y convencida de que éste es mi camino.

¡Gracias!

Claudia, Columbus – Georgia


Siempre supe que mi vida tenía que ser algo extraordinario, por eso me esforzaba tanto en alcanzar el éxito (o lo que creía que era éxito). Estudié la carrera de medicina, entré a la especialidad en psiquiatría, hice una maestría, emprendí un negocio propio y pretendía en un futuro no muy lejano casarme y formar una familia. Ese era mi plan. Sin embargo, después de algunos años de caminar en tal dirección, me di cuenta que algo andaba mal, pues a pesar de que la gente decía que era una “joven exitosa” yo me sentía francamente insatisfecha, perdida, incompleta. Sentía la necesidad de buscar algo más pero, ¿qué podría ser?

El 5 de agosto de 2010, día de mi cumpleaños, mi deseo más profundo era encontrar mi propósito en la vida. Recuerdo que cerré los ojos y lo pedí, y menos de un minuto después experimenté en mi corazón una emoción hermosa seguida de una idea que decía así: “Deja de buscar el éxito por fuera y empieza a buscarlo dentro”.  Abrí los ojos y me di cuenta que estaba llorando, pero eran lágrimas de felicidad, sentía que al fin había entendido.

Dos días después, como por arte de magia, me llegó una invitación a conocer una escuela llamada “Magia de Cleopatra”, dedicada a enseñar a las mujeres a conocerse a sí mismas y a alcanzar su máximo potencial. Por supuesto que no dudé en ir pues sabía que era la respuesta a mi deseo. Asistí primero a una conferencia, luego a un taller de cuatro horas y en seguida me fui a un seminario de cinco días.  Fue increíble, pues en menos de dos semanas aprendí más sobre mí misma de lo que había aprendido en toda mi vida. Asimilé cómo cuidar mi salud (algo que curiosamente nunca me enseñaron en la carrera de medicina), a transformar mis emociones negativas en positivas, a descubrir y cultivar mi belleza y sensualidad, a tener relaciones armónicas con las personas en general y con mi pareja en particular, a crear abundancia y a vivir con libertad, agradecimiento y felicidad.

Después fui a más seminarios y talleres, y puedo decir sin lugar a dudas que hoy, menos de un año después, soy una mujer transformada. La gente que me conoce me ve y dice: “¿qué te hiciste? ¡Te ves radiante! ¡Te rejuveneciste!”. Incluso me han detenido en la calle, gente que no me conoce, para hacerme algún comentario. La última vez fue hace tres semanas, un hombre me detuvo y me dijo, “Disculpa, con todo respeto deseo decirte que tienes una belleza única, muy especial. Felicidades”.

Deseo con el alma que todas las mujeres se acerquen a esta sabiduría y vean en ella una oportunidad de desarrollo, de libertad, de transformación, de atraer felicidad a sus vidas y a la vida de su gente amada. Este conocimiento es profundo y hermoso, al igual que la escuela y la gente que se encuentra en ella. Todos estamos aquí de corazón para ayudar.

Al, Ciudad de México

Anuncios


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s